La Comisión Europea ha decidido iniciar una investigación” sobre la “posible contaminación del agua” del pantano de Oiola que abastece a la población de Barakaldo porque “la situación denunciada cuestiona lo dispuesto en la legislación europea”.

Así lo ha notificado la jefa de unidad comunitaria de Industria del Agua, Astrid Schomaker, que ha señalado que la información que la autoridades españolas ha remitido sobre este expediente "ha permitido tan solo una evaluación parcial". Por lo tanto, "la Comisión Europea considera necesario solicitar información más detallada sobre la contaminación de las aguas…