El ayuntamiento de Ortuella ha ordenado a los propietarios de la fábrica Burdilan el precinto y derribo de las viejas instalaciones, completamente abandonadas.

En los últimos meses se han producido continuos robos de materiales como cable o cobre. Por ello el gobierno municipal ha considerado que existe una amenaza inminente, y ha declarado la fábrica como “ruina física”. Desde el consistorio ya han avisado de que si los propietarios no cumplen, iniciarán los trámites legales para que el…